VISITA BIOPARC VALENCIA PARA CONOCER EL CORAZÓN DE ÁFRICA Y MADAGASCAR

Hoy quiero contaros nuestra experiencia en una de las reservas de animales de más calidad de nuestro país. La visitamos al poco de abrir y hemos vuelto hace pocos días con nuestros hijos. El estado de las instalaciones, el cuidado por el hábitat de cada especie, su afán de conservación y reproducción de especies en peligro de extinción hacen de Bioparc Valencia uno de los zoos urbanos más naturales de España.

El parque recrea distintos hábitats, en este caso el de Madagascar y la increíble sabana africana. En Fuengirola existe otro y más acorde con el clima del sur tienen otros hábitats. Todo está pensado para el bienestar de estas especies y para que su vida y su aclimatación sean lo más parecidas posible a su hábitat natural. En Madagascar puedes sentir la vida animal de los increíbles lémures cerca de tí, ya que interactúan a tu lado y encima de tus cabezas en un recinto donde puedes estar a su lado sin peligro. Los niños alucinaron. También tuvimos un momento  increíble en la  recreación de la cueva Kitum en Kenya, ya que se puede observar de forma subacuática al increíble hipopótamo en su hábitat rodeado de peces de colores que le ayudan a desparasitarlo.

El objetivo del parque se resumen con estas palabras de sus creadores:

“Inculcar el amor por el valor medioambiental en la población, a través de la inmersión en el hábitat animal, como vía de aprendizaje y entretenimiento para poder desarrollar el amor por los animales y sus ecosistemas”

El complejo recinto de elefantes en BIOPARC, un placer para los amantes de estos animales,  incluye un palmeral, una torrentera, un kopje, un lago y hasta un bosque de baobabs, de modo que permite a estos paquidermos desarrollar un amplio repertorio  de comportamientos naturales.

Las fotos son de una colaboradora inesperada que nos encontramos en el parque y nos cedió su permiso para publicarlas. Gracias Teresa Sansano, 🙂

KIDS FASHION CAMP, LA EXPERIENCIA PARA NIÑOS QUE LES ACERCA AL MUNDO DE LA MODA

Hoy quiero compartir mi experiencia y cómo hemos vivido en Petit Style los días en los que se ha desarrollado la primera edición de Kids Fashion Camp. Lo que nació como una divertida idea, una locura con nuestros socios y amigos de Happy Kids Media, Mario Agulló y Gabito Rohh, pronto fue un proyecto muy serio para nosotros que nos ha llevado un año de preparación. Encontrar el espacio adecuado, el equipo adecuado, el contenido de interés y al mismo tiempo el entretenimiento para un gran grupo de niños de 5 a 14 años no ha sido fácil, pero como siempre, rodearse de los mejores es una garantía.

En primer lugar, casi por casualidad y después de mirar opciones, casas y empresas por toda la geografía española, la solución nos llegó de la empresa English Summer, especialistas en organizar campamentos para niños en inglés desde 1980. Su aval, su interés por nuestro proyecto, su constante “sí” a todo lo que pedimos y propusimos, nos llevó a una alianza perfecta entre sus espacios, todos emblemáticos, sus monitores, todos especializados en el trato con los peques y nuestro proyecto.

 

No os voy a engañar cuando os digo que estaba muerta de miedo ante la idea de liderar un campus de una semana en la que teníamos que llenar una gran cantidad de huecos en los niños que casi 70 familias nos confiaban: huecos emocionales, muchas horas del día y de la noche que hemos compartido; huecos de formación, una gran cantidad de horas invertidas en pasarela, expresión corporal, fotografía, vídeo, nutrición, medios de comunicación, historia de la moda, redes sociales; huecos de ocio, que hemos intentado llenar con las mejores y más divertidas fiestas y al final y el hueco más importante, el del amor por la moda, que muchos ya traían listo para meter ahí una gran cantidad de enseñanzas y en otros lo hemos abierto nosotros. Un amor por un mundo que, desde fuera, puede parecer tantas veces frío, superficial, puede parecer que a los niños se les obliga a trabajar o a hacer algo que no les gusta… Nuestro gran objetivo era desterrar esas ideas y enseñarle al mundo que no hay nada más lejos de la realidad, enseñarles cómo hemos vivido estos 7 días y con qué intensidad los más peques han conocido un mundo que muchos ya han experimentado y otros tienen ganas de adentrarse en él.

Organizados por equipos que patrocinaban 8 firmas de moda infantil de primer nivel, los más peques han competido esta semana en todas las categorías. Hemos puntuado su trayectoria en las clases de formación, sus éxitos en las pruebas deportivas, su comportamiento en la mesa, con los monitores, en la habitación y en una gincana por equipos de la que salió vencedor final el equipo Bimbalina. Los peques de este equipo, el último día realizaron una editorial de moda infantil cuyo resultado podréis ver muy pronto en el próximo número de septiembre de Petit Style. Las firmas que han colaborado en esta increíble competición han sido: Bimbalina, Blue Seven, Canada House, Garvalín, Gaastra, Mc Gregor , Tuc Tuc y UBS2.

 

Además, hemos tenido un completísimo programa de master class con profesionales de muchas materias que han venido a contarnos su experiencia y saber hacer, como Noemí de la Peña como experta en fotografía de moda infantil; Anny Pérez, como experta en estilismo y productos para el cabello para niños de Fashion Kids; María Querol, como influencer y experta en redes sociales o Karen Gurrea, como mini blogger experta en comunicación de moda infantil.

Como en todas las facetas de la vida, para la moda, hay que formarse mucho, aprender quiénes son los profesionales que te rodean y cuál es su labor, saber y entender algo de diseño, fotografía, estilo, etc. Y si además todo ello lo hacemos de una forma divertida y sobre todo con mucho amor pues entonces es cuando entra en ellos y se queda grabado para siempre. Es la sensación que tengo tras esta intensa primera edición de KIDS FASHION CAMP, lo vivido con estos niños y mi equipo esta semana y además lo que los niños y sus familias nos han ido contando tras la vorágine de este primer campus.

Para acabar este post solo me queda dar las gracias a todas las familias que nos han confiado la educación y cuidado de sus hijos en estos días; a todo el equipo de la casa La Capella: directores, monitores y personal de English Summer, que nos han hecho tan fácil la estancia; a las firmas colaboradoras del desarrollo del programa: Fashion Kids Peluquerías infantiles, Icon Products, Aquópolis Costa Daurada, Staedtler y Acclam y por último a todo mi equipo humano, sin el cual todo lo que hemos vivido en esta primera edición no habría sido posible sin que Gabito, Antonio, Mario, Marta, Elena, Susana y Noe se dejaran la piel por cuidar, enseñar y querer a todos nuestros primeros kids fashion campers.

Os dejo algunas imágenes de nuestro increíble Mario Agulló para Kids Fashion Camp. Contando los días para nuestra segunda edición, 😉

Más info en: www.kidsfashioncamp.es

 

 





LA PROVENZA EN FAMILIA

Este mes de julio hemos hecho una escapada en familia por una de las regiones más bonitas de Francia, la Provenza. Teníamos muchas ganas de conocer donde la lavanda crece en preciosos valles en la montaña o junto a campos de trigo y de viñas donde se gestan los mejores vinos del país y nos parecía un adelanto perfecto de las vacaciones que están por llegar. Desde Barcelona tenemos poco más de cuatro horas hasta donde elegimos pasar las noches y por lo tanto es ideal aunque solo se disfrute un fin de semana.

Desde finales de junio hasta mediados de agosto, cuando la flor de color lila tiñe de morado todos los campos que huelen deliciosamente. Los pueblos que rodean estas plantaciones viven de la destilería de esta flor aromática, de hacer miel de las abejas que pasan horas recolectando el néctar de esta especial planta y de los viñedos de la zona. Algunos escarpados en la montaña y otros cercanos a la Costa Azul, en la Provenza existen varias rutas para seguir la pista de esta flor.

La comarca del Louberon

En esta comarca encontraréis algunos espectaculares rincones como son los que rodean la Abadía de Senanque, donde los que monjes cultivan la lavanda, de la Orden del Císter, habitan en ella desde el año 1148.

Junto a la Abadía se encuentra Gordes, un pueblo enclavado en la montaña que no os podéis perder, todas las casas y las calles son de piedra. Y un poco más alto está Sault, un precioso pueblo rodeado de campos de vides y lavanda que ofrece unas vistas únicas. Antes de llegar a Gordes encontraréis el Museo de la lavanda: www.museedelalavande.com

Qué visitar

Aviñón, Arles, Nimes o Saint Remy albergan numerosos tesoros y vestigios romanos. Aquí se encuentran circos romanos y templos que nada tienen que envidiarles a los de la misma Roma. Nosotros visitamos Las Arenas en Nimes, donde se celebran corridas de toros y otros eventos culturales y el Templo de Diana, la Maison Carrée. En Arles el Circo Romano y la Plaza de la República donde está el famoso Café Van Gogh también son parada obligada. En la Taverne, un restaurante de la plaza trabaja José, un camarero de Manresa que atiende al público mejor que bien y es tan agradable como la comida que sirven. Aquí tomamos salchicha de toro y moules frites, los mejillones con patatas típicos del Sur de Francia.

En Aviñón no os podéis perder el Puente Saint Benezet, el Palacio de los Papas, una joya de la historia donde vivieron hasta siete de los máximos mandatarios de la Iglesia Católica y la animada Plaza del Reloj rodeada por los 4 km de muralla que bordean además el Ródano.

Los pintores y la luz única de la Provenza

Aix-en-Provence, Aviñón, Arles y otros muchos pueblos de la región han sido el escenario y marco perfecto que ha inspirado el trabajo de grandes pintores de la era moderna como Paul Cézanne, Van Gogh, Gauguin o Picasso. No es de extrañar que algunos de los cuadros más famosos del pintor holandés estuviesen inspirados por la naturaleza tan bella que abunda en la región

Mas les Piboules

Para terminar este  post me gustaría contaros cómo fue el alojamiento que escogimos para esta escapada. Lo reservamos en Booking y es de esas veces que la realidad supera con creces las expectativas. Mas des Piboules es una finca preciosa y muy acogedora situada en el pequeño pueblo de Saint Martin de Crau, muy cerquita de Arles. La finca solo tiene 3 habitaciones para huéspedes y en otra parte de la casa vive la dueña, Lisa, que se desvive por lo que necesites mientras estás allí: te pregunta qué quieres desayunar y lo prepara con mucho mimo y esmero, te ofrece si quieres tomar algo en su colorida terraza con ambiente marroquí o te aconseja rutas y sitios que quieres visitar desde su experiencia viviendo 30 años en esa maravillosa casa. Lo mejor sin duda fue el trato, la acogedora piscina que disfrutaron los niños en exclusiva para ellos y el desayuno, con croissants, pan francés con mermeladas caseras, miel de lavanda y fruta fresca de temporada, albaricoques y ciruelas de los campos cercanos. Es un lugar ideal y acogedor, a poca distancia de la comarca del Louberon, Aviñón, Arles o Nimes.

Hace muy poquito que Lisa alquila una parte de su casa a los huéspedes y aún no tiene ni página web, os dejo un link a Booking donde  podréis ver todos los detalles:

MAS LES PIBOULES 

 

 

LA EXPERIENCIA ENGLISH SUMMER EN LA CASA DONDE COMENZÓ TODO, VALLCLARA

En casa tengo dos pequeños campers que acaban de disfrutar de la experiencia English Summer una vez más. Para el peque, de 7 años, era la primera vez que pasaba tantos días fuera de casa que no fueran las colonias escolares de cada año que duran 3 días. La mayor repetía experiencia, pero esta vez en lugar de Prades, el buque insignia de los campamentos English Summer, escogimos Vallclara, la casa familiar donde hace 37 años comenzó la historia de los mejores campamentos de inglés de nuestro país. Es más pequeña, más familiar, con capacidad para no más de 100 alumnos. Nos gustó mucho y nos pareció muy acogedora y con unas instalaciones deportivas increíbles para poder jugar a fútbol, volei, tenis, bádminton, basquet, algo que el peque valora muchísimo que es amante de los balones de todo tipo.

Además, habíamos seguido la reforma de la emblemática casa de Vallclara, un entrañable pueblo de 100 habitantes y hemos podido comprobar que sin perder un ápice del encanto que la caracteriza, se ha renovado por dentro y por fuera con la última tecnología y facilidades para alojar a niños en verano, a familias completas dentro de su programa para aprender inglés en familia o a grupos de empresa, familias, etc durante el invierno.

Vallclara es el núcleo del programa English Summer, donde la Sra. Fleix Wright, en 1980 se llevó a pasar unos días de verano a un grupo de estudiantes que pudieron vivir una experiencia increíble en esta preciosa comarca de Tarragona y donde desde entonces, no ha dejado de crecer el número de niños que pasan por esta y el resto de instalaciones de English Summer cada verano.

De Vallclara nos encanta la decoración, respetando su estilo modernista de principios de siglo XX y manteniendo algún mobiliario y pequeñas joyas familiares en los pisos más altos, que conviven con muebles más modernos y las renovadas habitaciones que los peques estrenan este verano. Además, las puertas, como en los mejores hoteles, se abren con el chip que se activa desde la pulsera que llevan todos los estudiantes, una de las grandes innovaciones de English Summer para este verano. Con ella, los niños están controlados y los padres pueden llevar un control desde una app en el móvil de sus gastos y otros datos que se pueden conocer en el día a día.

Nos encanta que la familia Fleix apueste por la constante innovación y mejora de sus instalaciones y sus programas, con lo cual consiguen que cada verano la experiencia para los niños sea insuperable y quieran repetir más del 60% de los alumnos.

He podido vivir muchas cosas del programa y conocerlas desde dentro y os cuento lo que más admiro entre otras muchas cosas:

  • Programa inglés. Ponen un gran empeño en crear un contenido que sea fácil de aprender, de adquirir, que mejore fundamentalmente su speaking, pronunciación y consolide conocimientos de gramática poniéndolos en práctica. Para ello, traen a profesores de diferentes partes del mundo para que los niños conozcan acentos de países tan diferentes como Inglaterra, Irlanda, Estados Unidos, China o Australia.
  • Monitores. El personal que trabaja en English Summer no es un equipo de trabajo cualquiera. No publican ofertas y gente externa viene a trabajar aquí. La inmensa mayoría son antiguos alumnos formados con el programa, acostumbrados a convivir y pasar muchas horas hablando inglés y viviendo experiencias únicas cada verano. Lo que sí exige el personal directivo es un entusiasmo, vitalidad y capacidad de trabajo que encontraréis en pocos sitios. Es por eso que la calidad humana de los directores, secretarios, coordinadores y monitores es tan alta, porque todos viven para los niños y trabajan para ellos, consiguiendo un éxito tras otro cada verano.
  • Preparación fiestas. Es admirable la ilusión y la cantidad de horas invertidas en preparar fiestas y eventos para los niños de cada turno. Pasan horas y horas montando y desmontando estructuras, pasarelas, escenarios, creando certificados, diplomas, disfraces y adaptando las horas de diversión a las últimas tendencias. Pasan enseguida, son un rato cada noche, pero no os imagináis la cantidad de horas que el personal les dedica a su elaboración. No es de extrañar que sean memorables sus fiestas del rock al más puro estilo “Grease”, la emblemática noche de gala con la entrega de los Oscars, la fiesta de graduación o la de la Polinesia. A mis hijos les pareció de lo más bonita la noche en la que recorriendo el pueblo de Vallclara, tuvieron que descubrir al más puro estilo del juego de misterio Cluedo, las pistas repartidas por todo el pueblo para encontrar al asesino.
  • Información a los padres. Además de todas las tareas asignadas en la casa, todo el personal, monitores, directivos, secretarios o director están disponibles todos, en las horas establecidas para que podamos llamar, consultar o preguntar cualquier cosa relacionada con nuestros hijos y su formación. Por supuesto ellos pueden llamar cada día a casa si así lo deciden, aunque os diré que si no llaman es lo mejor que os puede pasar, es que se lo están pasando en grande ya sabéis, “no news, good news”
  • Innovación constante. Las instalaciones de English Summer en todas sus casas: Prades, Poblet, Tamarit, la Cerdanya y Vallclara sufren constantemente modificaciones y crean alianzas tecnológicas, ofrecen nuevos programas temáticos, etc para adaptarse a las demandas de los niños y las familias. Podéis encontrar tal variedad de campamentos de inglés con actividades o bien temáticos con inglés (hípica, vela, moda, chef camp, dance camp…) que es difícil no tener uno acorde a la personalidad y gustos de nuestros hijos
  • Calidad – precio. Si os fijáis en todo lo que el programa ofrece y sobre todo, en todo lo que nuestros hijos traen cuando vuelven a casa (fundamentalmente una mochila cargada de buenos recuerdos y de increíbles experiencias) os daréis cuenta de que la relación calidad-precio es más excelente.

Y como nada mejor que verlo con vuestros propios ojos, os dejo un pequeño vídeo de la experiencia de mis niños este verano en la casa de Vallclara para que juzguéis vosotros mismos. Y si os quedan ganas y días de enviarlos este verano, podéis consultar aquí las plazas disponibles para los turnos que aún quedan:

www.englishsummer.com