DESCUBRIENDO NUEVA YORK EN FAMILIA

Este verano hemos viajado a Estados Unidos y México con los niños, y aunque no era nuestra idea inicial, con la edad que tienen su opinión pesa mucho y fueron ellos los que nos hicieron decidir el destino final. Sin duda las películas, las series y las tiendas eran su inspiración para desear ver todo lo que escondía la Gran Manzana. Estuvimos en la ciudad solo 5 días y aunque son  pocos, estuvieron muy bien aprovechados y creo que vimos casi todo lo que debes ver en una primera visita y disfrutamos dos mañanas enteras en dos lugares que fueron los que más les gustaron a los niños, Central Park y Coney Island.

Distribuímos nuestro tiempo por zonas y por prioridades y algunos barrios más lejanos como Harlem, el Bronx o Little Italy y Tribeca los visitamos de pasada en unos de esos autocares turísticos que no hemos cogido en la vida pero que para una ciudad de estas dimensiones y con niños pues algunos ratos se agradece y para ellos es toda una experiencia. Teníamos el hotel en Manhattan, en la 7ª avenida, con lo cual el primer día (con un jet lag importante y los niños muy cansados) lo dedicamos a descubrir el Empire State, la Estación Central, la Biblioteca Nacional, la Catedral y la plaza frente al Rockefeller Center.

 

 

 

 

RASCACIELOS Y OBSERVATORIOS 

Una de las cosas que más nos ha gustado a todos ha sido subir hasta algunos de los rascacielos que coronan la ciudad, como el Top of the Rock, que está en la cima del Rockefeller Center y el One World Observatory. Después de mucho leer sobre los rascacielos y observatorios, vimos que lo mejor era subir al Top of the Rock en lugar de hacerlo al Empire State por ejemplo porque desde el primero puedes ver todo Central Park desde arriba, cosa que no pasa desde el Empire State. En el Top of the Rock hay varios niveles pero en definitiva arriba del todo estás al aire libre. El más nuevo de todos los rascacielos, el One World Observatory es una experiencia completamente diferente. Es muy nuevo y se erige en el lugar donde antes estaban las Torres Gemelas. Solo coger el ascensor es una experiencia digital increíble que no os desvelaré, pero merece mucho la pena. Igual que al llegar arriba en la forma en que te presentan las vistas del edificio. Es impresionante. Este sí está cerrado y acristalado y es el más alto no solo de la ciudad, sino de todo el país con sus 540 metros de altitud. Al bajar, sales justo en la estación Oculus que diseñó Santiago Calatrava que también merece mucho la pena la visita. Fuera, ya el monumento a los fallecidos el día del atentado del 11S también es un lugar que no os debéis perder.

CENTRAL PARK

Sin duda si hay un lugar que debes visitar con ellos ese es Central Park . Por las dimensiones del parque, es ideal recorrerlo en bici. Hay unos carriles centrales muy bien delimitados solo para ir en bici y corriendo. Si quieres adentrarte en las zonas de bosque o césped te has de bajar de la bici, pero vale mucho la pena cogerlas. Recorrimos sobre dos ruedas todo el parque y nos paramos sobre todo cada vez que veíamos una ardilla. Tal y como nos pasó en Londres en Hyde Park y Regent’s Park mis hijos alucinaban con el hecho de que las ardillas se acercasen tanto a la gente. Si lleváis frutos secos, pan o algo de comida tenéis muchas posibilidades de que se acerquen a vosotros.

FERRY A LA ESTATUA  DE LA LIBERTAD

Esta es otra de las visitas que sí o sí tendréis que hacer. Si tenéis mucho tiempo vale la pena coger el ferry en Battery Park para ir hasta la isla de Ellis, donde se encuentra el conocido monumento que los franceses ofrecieron en su día al pueblo americano. Si queréis subir a la Estatua de la Libertad, hasta la corona, debéis comprar las entradas con bastante antelación y podéis hacerlo AQUÍ  

Si tenéis poco tiempo y os queréis ahorrar el dinero del ferry y la visita podéis hacer lo que muchos turistas al uso, subir en el ferry que une la ciudad de Nueva York con la isla de Staten Island. El ferry es gratuito y no has de reservar y casi no hay colas, caben hasta 6000 personas en cada ferry. Pasa muy cerca de la isla y puedes ver la estatua perfectamente. A la vuelta, bajas del ferry y coges otro para hacer el trayecto contrario. Vale mucho la pena además porque una vez que te vas alejando de la ciudad, el skyline de Manhattan aparece delante de tí de forma que solo puedes verlo desde el mar.

 

 

CONEY ISLAND

Este fue sin duda el día favorito de mis hijos. Fuimos en metro (casi una hora desde Manhattan) hasta la zona de una de las playas más emblemáticas de Nueva  York. Aquí, estuvimos pasando la mañana en la playa, se bañaron, entramos al parque de atracciones de Luna Park y además disfrutamos del Paseo Marítimo, de sus piers, de los bares típicos de esta zona y de sentirnos como “auténticos americanos”. Comimos en el primer bar de perritos calientes de la ciudad, el famosísimo Nathan’s con una decoración vintage de lo más curioso. El parque de atracciones aún funciona  como los antiguos, es decir que  puedes pagar por cada atracción individual que quieras disfrutar o bien sacar una tarjeta para poder disfrutarlas todas durante un día. Si podéis pasar un día entero aquí vale mucho la pena. Es pequeño, no hay muchas atracciones, pero las hay para grandes y pequeños y son muy divertidas.

MUSEO HISTORIA NATURAL

Esta es otra de las citas obligadas que seguro los niños van a disfrutar un montón. Es un museo que seguro ya conocen porque ha aparecido en un montón de títulos clásicos de la historia del cine familiar, como “Jumanji” o “Noche en el museo” Existen montones de esqueletos de dinosaurios y animales gigantescos como mamuts, ballenas y otros animales que se clasifican por las zonas del mundo donde se han encontrado.  Las exposiciones temporales son muy buenas y merecen mucho la pena. El edifcio en sí justifica la visita y está junto a la parte Oeste de Central Park, lo podéis ver el mismo día.

 

CHELSEA MARKET Y EL HIGH LINE EN MEATPACK DISTRICT

Uno de los mercados  más modernos de la ciudad es el Chelsea Market, que además es un sitio increíble, conocido por ser la antigua fábrica de la empresa Nabisco, la encargada de crear alguna de las galletas más famosa de todos los tiempos, como las genuinas Oreo. Ahora se ha reconvertido para ser uno de los sitios más cool de la ciudad. Aquí se agolpan tiendas de pequeños artesanos, bares, heladerías y hasta modernas tiendas que venden productos llegados de todas partes del mundo. Muy cerca de aquí, en el vecino barrio de Meatpack District, se encuentra también uno de los lugares más de moda y más visitados por los turistas actuales. Se trata del High Line, un moderno jardín enclavado en el recorrido que las vías del tren hacían por este lado de la ciudad, antaño uno de los barrios más industriales. Siguiendo el recorrido de las vías, podemos disfrutar de uno de los paseos más singulares de la ciudad, con modernas plantas, graffitis en edificios singulares y una zona residencial muy tranquila.

Aunque la ciudad sin duda alberga sitios increíbles que hemos visto de pasada, como el puente de Brooklyn, el emblemático estadio de los Yankees, Chinatown y por supuesto el corazón de la ciudad en Times Square, creemos que estos son los lugares más recomendables y que sin duda vuestros hijos más van a disfrutar en la visita a la capital del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *