Viajar en familia: Castillos del Loira

Hoy os traemos la crónica de un viaje maravilloso con niños que nos relata nuestra colaboradora de la sección VIAJAR EN FAMILIA, Joana Saldón, de la web Mamás Viajeras

Joana nos relata cómo planificar esta preciosa ruta por los Castillos más emblemáticos de Francia y cómo despertar el interés en nuestros hijos por esta zona del país vecino.

VALLE DEL LOIRA EN FAMILIA: CASTILLOS DE CUENTO PARA TODOS

Tenía muchas dudas con el destino de las vacaciones de este año. Y cuando una colaboradora me envió las fotos de su viaje en familia al Valle del Loira me enamoré y supe que el destino me había elegido a mi. Esa zona de Francia ha sido un gran descubrimiento. Castillos, viñedos, buena comida, paisajes que invitan a desconectar del mundo…

Viajar con niños tan pequeños como los míos (2 años y casi 4) exige adaptar el plan a ellos. Por eso decidimos no ir a hotel y alojarnos en una casa. La buscamos por internet y la elegimos al azar. Y lo que nos encontramos fue… un sueño. Un jardín precioso donde desayunar con la campiña de fondo, una barbacoa donde por las noches cenábamos al aire libre, un lugar decorado con tanto gusto que rápidamente nos sentimos como en casa.

El Valle del Loira es… cómo definirlo? Maravilloso. Todo lo que os cuente es poco. Imponentes y lujosos castillos que parecen de cuento, campos llenos de girasoles, postales con una luz preciosa, no hay pueblo feo ni un rincón descuidado. Y siempre el río Loira de fondo, protagonista indiscutible de todos los paisajes.

Además nuestra situación era estratégica. Estaba en Amboise, a pocos kilómetros de la mayoría de los castillos: ir, verlos y volver sin tener que estar mucho tiempo en el coche es uno de los grandes aciertos en un viaje con niños.

Pero mi gran duda era si mis hijos aguantarían las visitas a los castillos. Realmente iba a interesarles? La respuesta: sí rotundo.

Mis hijos han jugado y disfrutado cada rincón y cada castillo con una vitalidad y energía contagiosas. La mayor, con casi 4, está en la edad de las princesas, y saltaba como una loca cuando veía algo apasionante para ella.

El secreto del viaje fue hacer visitas solo por las mañanas y por las tardes dedicarlas a jugar y a hacer planes divertidos para ellos. Un tiovivo, una noria, montarnos en el trenecito que recorría Amboise, merendar un rico crepe de nutella…

Además los castillos están muy pensados para que las familias con niños disfruten. Por ejemplo en Chennonceau tienes un minizoo con animales y parque de juegos, en Villandry también hay un parque de columpios y zona de picnic y en Valençay hay una granja con gallinas, cerdos… Y qué te parece la idea de alquilar una barquita para recorrer el castillo de Chambord desde el río? Se peleaban por conducirla!

No imagináis el montón de planes divertidos que se pueden hacer allí con niños… Por las noches llegaba nuestro momento especial. Encendíamos una hoguera en el jardín y contábamos cuentos de la princesa y el castillo que íbamos a ver al día siguiente. Los pequeños nos escuchaban atónitos y cuando salía la bruja se escondían debajo de la manta muertos de risa.

Guardo momentos inolvidables de estas vacaciones. Sin duda el Valle del Loira es un destino que vale la pena conocer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *