Escapada con niños a la Costa Brava

Aprovechando nuestro paso por el White Summer Market & Party el pasado fin de semana en Pals, nos escapamos unos días antes a un rincón de Cataluña de los más bonitos, la Costa Brava. Es una costa muy extensa y con numerosos atractivos. Existen hoteles cerquita de la playa, alojamientos rurales más al interior pero cerca de montañas preciosas y existen resorts perfectos para viajar en familia. Os haré un resumen de lo que más nos ha gustado.

En primer lugar, el encanto medieval que desprenden muchos pueblos de la zona, que además tuvimos la suerte de encontrar en fiestas patronales, como son Pals, Peratallada, Torroella de Montgrí… Son sitios que no debéis perderos si viajáis por la zona.

En segundo lugar las playas. Tienen un encanto especial, como todas las del Mediterráneo, aguas turquesa, temperatura ideal y no son muy extensas pero sí cómodas para ir con niños. Una de las características principales de las playas de la Costa Brava es la cercanía con los bosques de pino mediterráneo que casi ofrecen sombra a la misma orilla del agua. Torneados por la Tramuntana, un viento que sopla fuerte en la zona, los pinos adoptan caprichosas formas dignas de ver y fotografiar. Las playas de Pals, L’Estartit o las calas de Begur, en especial Sa Riera o Aiguablava son perfectas para darse un chapuzón en familia

Además de la estupenda gastronomía local que aúna lo mejor del mediterráneo como los pescados y verduras y lo local, como los ricos embutidos, encontramos variedades regionales estupendas para degustar en la zona. Si por tierra no os podéis perder los pueblos medievales y los bosques de la zona, por mar no podéis dejar de hacer una de las excursiones marítimas que te llevan a conocer el paráiso natural y marino que conforman las Illes Medes, frente a la costa de L’Estartit. Nosotros escogimos la empresa Nautilus, que os recomiendo al 100×100, porque pasamos un rato de lo más agradable y tienen una flota muy variada que va desde catamaranes hasta barcos pirata!!

Los niños alucinaron cuando pudieron bajar y disfrutar de la visión submarina, todo el rato gritaban mirando a un lado y a otro y es muy agradable contemplar la rica fauna y flora submarina de la zona. El viaje duró hora y media pero hay travesías más largas que duran hasta 6 horas y podéis disfrutar mucho del mar y la navegación. Con niños una hora y media está bien para disfrutar y llegar hasta la preciosa Roca Foradada, una zona de roca de la Isla por la que se abre un agujero por donde pasan los barcos, como véis en la foto. Todos sus barcos están dotados de visión submarina, menos el Corsari Negre, que es el barco pirata que ofrece una experiencia única, como a bordo de los aúténticos y antiguos barcos pirata. Realizan rutas durante todo el año, sin duda muy recomendables.

www.nautilus.es

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *